Su navegador no acepta javascript
 
17 de septiembre de 2019
Rutas turísticas e hitos de interés

Nacimento Gordo

 El Nacimiento Gordo, donde el agua que brota, ofrece al visitante un entorno de disfrute y esparcimiento.

The Fat Birth, where the water that appears, offers to the visitor an environment of enjoyment and scattering.




La Surgencia de Linarejos (Arenas del Rey)

  SITUACIÓN

 Esta importantísima surgencia granadina se localiza en el municipio de Arenas del Rey, en  las inmediaciones del pueblo de Játar.

 Su boca se abre en las coordenadas UTM (Datum 1950) 30S VF 419814 4085722 y a una altitud sobre el nivel del mar de 1035 metros, hoja 104043 de la Planera digital de Andalucía 1:10.000, en el paraje conocido como Cortijo de Ocaña. Registrada en el catálogo provincial de Granada como GR-275 - AR-1-G.E.G., y en el catálogo  unificado de Andalucía como CUCA - 40368.

 Se llega a la cavidad desde Játar. A la entrada del pueblo se toma una carretera a la  derecha que bordea las casas, recorriendo unos 2200 m. y después de dos curvas muy  pronunciadas, se encuentra un ancho carril a la derecha. Se sigue y se bordean unas instalaciones primero por debajo y luego recto hacia el Sur en subida, a media altura de esta se toma otro carril a la izquierda, casi imperceptible al principio, conduciéndonos hacia un cortijo que se ve abajo a la izquierda en el río, donde se deja el coche. La cueva desde allí está  a la vista a unos 100 metros.

 UN POCO DE HISTORIA

 La Surgencia de Linarejos vierte sus aguas al Río Añales, que llega al embalse de los Bermejales, siendo uno de los aportes más importantes de esta presa que regula las aguas del río Cacín. Es muy conocida en la comarca por el estruendo que forma en los periodos de carga, llegando a darse incluso el fenómeno conocido como el  reventón.

Tras fuertes lluvias la cavidad literal mente revienta, escuchándose su estruendo en toda la zona. Las primeras referencias sobre intentos de exploración de esta cavidad datan de los años 60, miembros del desaparecido Grupo 4P de Granada, al parecer logran superar el sifón a pulmón libre, desconociéndose si exploran la totalidad de la cavidad.

En los años 70 miembros de nuestra entidad realizan el primer croquis hasta el primer sifón, introduciéndose en el agua sin superar el sifón. En 1990 los grupos granadinos

G.A.E.M. de Motril y G.E.M. de Maracena realizan la primera topografía hasta alcanzar el nivel del sifón.

 Con este panorama nuestra entidad decide acometer una exploración integral de la  misma, contando con la colaboración de dos compañeros espeleobuceadores que franquearían el sifón y topografiarían el resto de la cavidad.

 El 31 de agosto de 2002 se organiza una nueva expedición a la cavidad con el objeto anteriormente referido. José Manuel González y Jafet Segura, serán los encargados

de pasar el sifón, que fue superado sin problema alguno, al ser de muy escaso recorrido, topografiándose la galería principal hasta quedar detenidos por un tapón de bloques que impide el paso. Comprobándose que es posible hacer descender el nivel del agua del  sifón de entrada desobstruyendo el desagüe, lo que permitiría la entrada al resto del grupo para intentar la desobstrucción del tapón de la galería. Varias semanas después, se vuelve a la cavidad con el objeto de realizar los trabajos, logrando rebajar considerablemente el nivel del agua del sifón y ampliar una gatera por encima del  mismo, facilitando superar el paso sin necesidad de bucear y que ha posibilitado la exploración integral de esta cavidad.

Tan solo se han podido añadir a la exploración anterior dos nuevas salas laterales de pequeñas dimensiones, el reconocimiento de una pérdida impracticable del río y, por último,  la impracticabilidad del tapón. Por los restos de bloques encontrados,  se constató una exploración desconocida anterior a las antes mencionadas.

 DESCRIPCIÓN DE LA CAVIDAD

 Una gran rampa ascendente de bloques, por la que sale el agua en varios puntos, culmina en un amplio porche, vestíbulo de la cavidad, en la base de la pared de cabecera de una amplia garganta formada por el río. Cuando la surgencia entra en carga, después del sonoro estampido, el agua sale por toda la zona de bloques y aún por la boca en impetuoso torrente, por haberse colmatado todas las cavidades internas de la cueva. El suelo está cubierto igualmente por bloques y entre ellos hay una pequeña hoquedad por la que, en condiciones normales, se puede acceder al interior bajando por una fuerte rampa-pozo, destrepable sin dificultad, y que conduce a una sala de techo bajo, en rampa, llena de cantos rodados y en cuyo fondo se encuentra un lago de pequeñas dimensiones, a unos 11 m de desnivel respecto a  la boca, que está sifonado por el lado S y desagua por el lado N.

 Por encima del lago se abre el paso estrecho que permite acceder a la parte posterior del sifón sin necesidad de bucear, pero metiéndose hasta el cuello en el agua, que suele estar alrededor de los 12ºC. Recorridos unos 5 m. por el agua, se sale a una galería rectilínea por la que discurre el río y que a tramos forma charcos y pérdidas de corriente. Antes de girar a la izquierda, se observa una colada que baja por la derecha desde una ventana que da a una pequeña sala sin progresión pero en la que por un pozo impenetrable se oye discurrir agua. Siguiendo la galería tras haber remontado un centenar de metros desde el sifón, se pierde nuevamente el curso del río a través de una estrecha grieta y que se reencuentra un poco más adelante pero en sentido contrario.

 Antes de volver a girar a la derecha siguiendo la corriente se llega, por un bajo  laminador, a otra zona sifonada pero impracticable y sin posibilidades de progresión ya que sería aguas abajo. Haciendo el giro a la derecha de la galería se remonta una rampa de bloques por donde surge el agua, que  acaba haciéndose impracticable con lo que, salvo otra pequeña sala existente a la derecha de la rampa final, se termina el recorrido de la cueva. Quizá mediante una labor de desobstrucción sea posible franquear este paso final.

 Las dimensiones oscilan entre uno y tres metros de ancho y alto. En general carece de formaciones salvo algunos discretos espeleotemas en las zonas más amplias,  predominando las formas derivadas de la fuerte erosión del río y bloques sueltos sin cementar. Es notable la niebla que se produce al moverse el empapado visitante, debido la baja circulación gaseosa de la  cavidad, que dificulta enormemente el obtener fotografías de la zona del río.

 Actualmente se llevan topografiados 134 metros de desarrollo total con un desnivel en el fondo del sifón de 11 metros.

 La topografía fue realizada el 31 de agosto de 2002 por José Manuel y Jafet, y  completada el 21 de septiembre por Andrés, Jesús, M. Botella y Marta.




 Puerto de Cómpeta - Sendero Micológico

Historia y naturaleza se combinan a lo largo de este sendero con impresionantes vistas y rincones como la Cueva Pintá, el Mirador del Portichuelo, la antigua parada de arrieros Venta López.... Terminamos el recorrido frente a la Cantera de Mármol en el Puerto de Cómpeta  con una de las mejores vistas de las Sierras de Almijara y Tejada

 Al finalizar el recorrido en el Puerto de Cómpeta, a pocos metros de distancia, nos encontramos ante el inicio del ascenso al Cerro del Lucero, también conocido como el Cerro de los Moriscos. Es una de las travesías más apreciadas entre los montañeros. En el recorrido observaremos viejos ejemplares de pino resinero anclados en esta ingente mole de roca caliza. Una vez en la cumbre, donde existe un antiguo puesto de la guardia civil para controlar el paso de esta ruta, nos sorprenderán sus soberbias vistas. Durante el recorrido podremos deleitarnos con el vuelo de rapaces como el águila real, con el avistamiento de cabras monteses, una de las joyas faunísticas de la comarca, y con suerte y sigilo, algún jabalí que haya advertido nuestra presencia.